BIENvenido

Las primeras líneas…

Hace días, alguien me habló de los bloc’s, y resulta que fue extraño, por lo que hoy la Internet está cubierta de un sin número de páginas con gran cantidad de contenido, y ahí fue dónde apareció la primera razón para entrar al mundo de los blog’s.

Alguien tiene que hacerlo

¿Quienes están generando el contenido de la Internet? Muchas veces cuando recorremos las redes sociales, o visitamos una pagina al dar clic en uno de los vínculos que nos ofrecen los buscadores, cuando a veces ni siquiera tenemos algo concreto que buscar, encontramos temas que nos llaman la atención, y/o contenido que parece ser importante para nosotros, por la razón que sea, y la suerte de encontrar ese material, si es una noticia, un video de algún famoso you*****, un articulo en venta, un articulo divulgativo, una imagen viral, un tema o dato curioso, etc., nos sentamos a leer, pantallazo tras pantallazo lo que otros piensan o tienen que decir, muchas veces promocionado por corporaciones, empresas o con intereses económicos (y ¿quíen no los tiene?), cuando nosotros mismos, al ser llamados por eso que nos gusta, quisiéramos vivir de aquello que nos apasiona, queremos aprender mas, sin importar que alguien ya lo haga, pues, al contrario, eso nos motiva y nos da una energía extra, al saber que alguien ya lo hace y puede vivir de ese quehacer, y enhorabuena, apareció la fortuna de leer, y escribir en mi cuaderno diario, con una insatisfacción… ¿si yo tengo algo que decir, por qué dejo que otros digan y opinen por mi, si tampoco expresan mis opiniones?

Yo también se algo, como tú sabes algo, como él o ella saben algo… algo que nadie mas sabe

Tanto mas el saber que yo sé, algo que tú no sabes, pero que quisieras saber, y como no sabes que lo sé, ¿cómo me preguntaras si lo se?

Para responder a esa pregunta, poco a poco, diré lo que sé, y sabrás que lo sé, y me hará saber que lo sabe o no, porque al leerlo descubrirá que sabe y que no, de lo que yo también.

¿Enredado? Si, lo se.

No todas las líneas deben quedar con el mismo estilo, y eso es lo propio que encontraras en estos textos que empiezan un 11 de septiembre de 2016, en la noche de Domingo, presionado por eso que ya fue expresado, y que para ser claros, buscará acercar un conocimiento personal teórico, a un hecho más factible, concreto, sucinto y “palpable” en lo que el sentido del conocimiento puede permitir, y entre palabra y palabra, alguien tiene que hacer esto.

¿Qué voy a hacer?

Es desconocida la respuesta, pues por alguna razón no existe un plan propiamente dicho de lo que aquí va a quedar escrito, publicado, compartido, difundido y archivado, para ser leido cada vez que sea necesario, o que presente una respuesta a algo que alguien buscase responder. Lo que puedo asegurar es que será un gran viaje, por temas variados, desde el entretenimiento (para mi el escribirlo, como espero, para vos, el leerlo), la ciencia, el conocimiento popular, lo falso y lo real, lo mítico y lo actual, lo histórico y lo fantasioso, lo saludable como lo desagradable (no siempre lo que se lee tiene porqué ser algo que nos hable bonito o bien de nosotros mismos, en ocasiones una bofetada que nos regrese a la realidad es justo y necesario), en conclusión, lo que pretendo que aparezca aquí tendrá una moraleja para que seamos mejores, y poco a poco llevemos a nuestro espíritu, nuestras acciones y a los nuestros, a un mejor lugar, mas sabios y con mejores conocimientos.

¿Qué harás tú?

Parece ser más sencillo de responder, quizás porque ya he sido lector de bloc’s, como usuario de ese lado de la barrera, que para nuestro caso es un teclado, un monitor y millones de kilómetros de cable, cientos de MegaVatios de energía, 110Voltios y unos cuantos bytes de información, empero, lo único que nos acercara será el tiempo, la materia y la realidad (tiene algo que ver con relatividad); tiempo para escribir, tiempo para leer, tiempo en que se materializaran mis pensamientos, y tiempo en que este texto entrará a tu realidad, tiempo que te tomará leerlo, y tiempo que se destinara para meditarlo, más empezará tu verdadero trabajo, pues deberás hacer de tu realidad un momento para decirme lo que piensas, que opinas del trabajo, aportar un algo, y tomar el tiempo para hacer realidad un comentario en que todo eso sea explicito, tan corto o tan largo que de gusto leerlo, para mi y los otros que se unan a este agasajo, y bueno, también contar sobre que quisieras leer en próximas entregas, así ya sabiendo y habiendo terminado, pregunto yo…

…¿Sobre qué quisieras leer en la próxima entrega?

Deja tus comentarios, y sugerencias para la próxima

La labor de un… [mi labor]

Yo puedo entender, que de algo no se, así como otros de algo no saben.

cada persona, desconoce un tema particular  del que hablar, y es comprensible que no se sepa de todo, ni el tiempo y las capacidades nos dan la oportunidad de aprender poco del vasto cúmulo de conocimientos hasta hoy desarrollados, así como no se pueden saber las experiencias de los otros, hasta que ellos confíen y no las cuenten.

Jamas me consideraré un erudito, si bien pertenezco a una autodenominada élite. Soy licenciado en Física, que muchos confunden con entrenador, máxime cuando me ven en sudadera, practicando ejercitando la biomaquina, razón que ha hecho ver la necesidad de enseñar que es lo que hago, lo que estudiamos y hacemos los físicos, especialmente lo que decimos de quién es el mayor deleite.

La naturaleza es el objeto y el sujeto de nuestra observación, pero no es ese conocimiento, poco entendible al resto, tanto legos como otros físicos. Creo entender que eso sucede al interior de todas las disciplinas y profesiones, hasta hoy (en realidad hace algunos días cuando eso sucedió, pero que escribí inmediatamente), que sucedió algo.

Se ha dicho en las clases de pedagogía, que toda persona debe saber enseñar, claro que no todas se forman para ello así, como toda área del conocimiento, sus estudios, teorías, hipótesis e historia, debe ser transmitida de los profesionales a los que se quieren formar en ese arte, los métodos y forma, resultan ser exclusivos para los que ya saben.

Se enfrenta mi moral a diario, con la integridad de mi persona cuando el hecho de mi deseo de divulgar un conocimiento [científico en mi caso] a aquellos que no lo son, aún cuando sin saber hacer uso para su diversión, de la que asumo mi culpa, dejamos que los pre-conceptos del común, heredados en su significado, falsos en toda interpretación y groseros, hasta ofensivos con ciertas personas que manifiestan una condición, se arraigan en lo profundo de ese conocimiento colectivo, como un Einstein, la viva imagen, de un genio, un maestro, un científico y hasta un ejemplo, endiosado por un buen trabajo periodístico, del que si estudiaremos un poco, se encontraría un sujeto, admirable en unas cosas, pero como cualquier otra persona, un humano lleno de errores, y defectos, que pocos clasificarían de amigo y ejemplo.

¿quien soy yo para juzgar lo que otros saben?

si están equivocados, esa es su verdad, y si están en lo correcto, los quiero escuchar, sabiendo yo para lo primero que yo se algo que no ellos,  sobre lo segundo quizás algo que desconozco.

No es cierto o falso, acertado o equivocado (ya hablaré de ello) el conocimiento de la naturaleza, sino como todo lo demás, es la subjetividad [del ser] sobre el conocimiento.

Siempre hay algo por aprender y algo susceptible a enseñar así que antes de seguir, espero haya quedado claro, la razón, razón que me dicta a ser un divulgador de las ciencias, porque hay cosas de ese tema, que sé, y muchas no, razón también porque me gusta enseñar y trato de hacerlo lo mejor posible sin juzgar tus conocimientos también validos, de alguna manera, las tienes, y ya lo decía Jim Rohn, la vida no es un juego, pero mientras la vives, diviértete, diviértete aprendiendo, de las muchas formas que se puede, de la misma manera que entiendo, no saber todo, así como de muchas cosas [de la mayoría] solo se un poco, en la orilla del océano de conocimientos, si también me queda difícil disponer a estudiar de todo pero en mis años, espero seguir haciéndolo.

Soy divulgador científico, porque quiero compartir cosas que considero son importantes para todos, cuyas ideas nos darán a todas las personas una cosmovisión más amplía de nuestra existencia en este planeta, en este cosmos.

Es mi labor enseñarte, o solo hablarte de ciertas cosas cuando siento que no las sabes, así como también quiero que me hables de lo que sabes cuando estúpidamente en mi ignorancia hable de lo que no se. Riete de mi, burlate de aquello que conoces, y hasta usa un conocimiento vago sobre algo, para hacer chistes, así también descubrirás lo que no sabes, por mi parte, el problema, no está en ti, ni en mi aunque “conmigo” no te metas; entiende que las personas sentimos a diferencia del conocimiento de temas, una cosa es ser ignorante y desconocer algo, y otra, ser petulante con lo que sabes que otro no, mejor ENSEÑALE.

Con todo el amor que siento por el conocimiento y la sabiduría, también siento rabia, por quienes no, pero igual, me encanta poderte enseñar por dos sentimientos iguales a la filosofía, al enseñar y a ti.

 

¡A Celebrar! Haciendo cuentas con amigos

Hay ocasiones donde se quiere ser reconocido por los otros, y en el que los otros – almenos los cercanos – nos reconozcan y en el que “yo” mismo, no sea parte de “nosotros” sino en el estimulo de la individualidad, y hay que reconocerlo, porque a cada uno de los que nos importan, la mejor ocasión para reconocerle nuestro aprecio es aquel día, y si de días se trata, en el año hay 365 días, y de esos 365 días hay especialmente uno que es relevante para cada uno, y por cada uno quiero hacer una cuenta – porque me gusta hacer cuentas y jugar con los números, por si encuentro primos 😉 – y tendría que ver con la cantidad de personas que hay en el mundo, dividido entre la cantidad de días en el año; es algo así:

pero, aunque ese número signifique algo, no es importante, así que tratare con el de cantidad de personas en un país:

… tampoco es un número diciente, por lo que tomaré la cantidad de personas que habitan en una ciudad – como Bogotá D.C. en Colombia, que es donde vivo:

y aún es un dato muy grande, por lo que buscaré directamente en google cual es el tamaño promedio de conocidos/amigos que tiene una persona actualmente, y con ese dato computar el mismo procedimiento, para saber de entre esa cantidad cuantos hay por día – en promedio.

Esa pregunta fue suficiente para llegar a publicaciones de la BBC de Inglaterra (¿Cuál es el número ideal de amigos?), y a otras como Wikipedia que citan el Número de Dunbar, como el número medio de personas allegadas, amigos y conocidos que tiene una persona, a razón de las capacidades cerebrales y algo con la corteza cerebral, de lo que no tengo idea – y continuo sin saber mientras escribo esta entrada – pero que por ahora usaré con el propósito que me atañe, y calcular un nuevo numero:

lo que ya en sí, es increíble, porque no alcanza a haber una persona por día, dejando una insatisfacción en este resultado, y aunque es un dato moderno, con todos los medios de los que se disponen hoy para mantenernos al tanto de las personas queridas, incluso de los conocidos que por una única ves hemos tenido un cruce de palabras, usare el total de la lista de amigos de mi cuenta en Facebook, que es de 467, así se tendrá:

Hasta este momento no he dicho nada de estas cuentas, y del porqué las estoy haciendo, pero, quería tomar en cuenta de una apuesta que suelo hacer cuando me encuentro en un grupo de mas de 30-40 personas, en la que he ganado hasta el día de hoy, las varias veces que he tenido oportunidad de probar (pueden buscar la referencia y en contratar una explicación muy concienzuda del fundamento de mi apuesta), en que si yo apuesto a que en ese grupo de personas en que me incluyo, deben haber al menos dos personas que cumplan años el mismo día, sin importar que fuera el mismo año de su natalicio, se tendrá la fortuna de acertar. Una razón a esto es que hay épocas del año donde nace poca gente, mientras hay otras donde nacen muchas más, pero eso varía de país a país, incluso de una regíon a otra, relacionando esos días o fechas de mayores nacimientos como los nueve meses después a una fiesta importante. Así que el ultimo dato me satisface, en que al menos, puedo encontrar a una persona que nazca cada día del año, y así, celebrar un cumpleaños cada día durante todo el año.

Como soy una persona de 26 años, entre mi círculo social puedo encontrar personas de muy variadas edades, que pueden estar de entre los 5 años – niños que hoy día ya tienen un perfil a esa edad – como adultos de un poco más de 60 años, teniendo también variedad de posibles fiestas a las que asistir.

Pero, con el dato del número de Dunbar, es cierto que no todos los días estoy entregando mis buenos deseos a quien ese día cumple una vuelta al sol, si quisiera aprovechar esta oportunidad para hacerlo de manera general, a quienes me importan, aunque los olvide por ciertas épocas, y que casualmente pueden ser sus cumple años.

Es increíble pensar en la cantidad de personas que existen en la tierra, y para los que únicamente son cercanos e importantes cerca de 150, incluso menos, porque esa cantidad incluye parejas, como el compañero emocional de nuestro mejor amigo, o la mejor amiga, las inseparables, de nuestra también mejor amiga, y que con esa cantidad reducida de personas exista la posibilidad de conectarnos con cualquier persona de la tierra en una cadena de nada más seis saltos, que resultaría incomprensible y demasiado aleatorio para que fuera posible en hacerlo, queriendo conocer a alguien especifico al otro lado del mundo, lo cual aunque se intente, será impractico y engorroso. Ciertamente “el mundo es un pañuelo” y “que pequeño es este mundo“.

No quiero extender mi propia entrada, a razón de lo que celebro el día de hoy, y cerrando con una graciosa imagen os dejo con un feliz, feliz…

Para hacer tus ecuaciones LaTex y Estadísticas mundiales

Feliz, Feliz NO Cumpleaños, y como regalo esta entrada, y ¿para mi? ¡Comenta esta entrada!